7 maneras de ser humilde en una relación

Pareja enamorados en el campo
Imagen de Ionas Nicolae en Pixabay

La humildad es tu disposición a poner a los demás por delante de ti. Ahora puede parecer una tarea fácil, pero es una de las cosas más desafiantes que una persona debe hacer porque se trata principalmente de hacer una cosa: sacrificar su autogratificación por otras personas o por su pareja cuando está en una relación.

Al igual que la confianza, el amor y la comprensión, la humildad es una de las cosas más importantes que debe poseer una buena relación. Una relación con dos personas que son humildes entre sí también muestra cómo ambos se respetan.

Entonces, ¿cómo nos humillamos realmente cuando estamos en una relación? Aquí hay 7 formas de mostrar e inspirar humildad:

1. Admita sus errores.
Aunque parezca un cliché, la afirmación «nadie es perfecto» debería ser un recordatorio constante en una relación. No puedes esperar que tu pareja (o incluso tú mismo) alcance la perfección porque todos somos humanos y cometemos errores. Ahora también es importante admitirlo con un corazón puro; enojarse o admitir su error solo por el gusto de hacerlo es un no-no. Aceptar tu error en lugar de proteger tu ego es mejor que empeorar las cosas o tus problemas.

2. Habla menos, escucha más.
Escuchar es una habilidad de la que muchas personas carecen en el mundo actual de multitarea y obsesión por la tecnología. Para comunicarse de forma eficaz con su pareja, es muy importante escucharle. Dejar que termine de hablar y escuchar con atención demuestra que te importa lo que tu pareja comparte contigo. Muestra cómo respeta el lado de su pareja y también puede ayudar a comprender mejor a su pareja. La opinión de su pareja es tan importante como la suya.

3. Esté abierto a consejos no solicitados.
Los consejos no solicitados son inevitables una vez que estás en una relación y debes aceptarlos con una mente abierta. En lugar de lastimarte o rechazar la retroalimentación, reflexiona sobre ese consejo y aplícalo en tu vida. El proceso puede resultar incómodo, pero es por tu propio bien.

Por otro lado, cuando le des un consejo a tu pareja, hazlo con sinceridad. Intente ponerse en el lugar de su pareja, se sentiría herido y ofendido, ¿verdad? Dígalo de manera calmada y demuéstrele que le está dando ese consejo con las más puras intenciones.

4. Aprenda a aceptar las críticas.
La mayoría de las veces nos sentimos heridos cuando alguien nos critica, especialmente nuestra pareja. Pero no debería ser algo por lo que debamos estar molestos. Nuestros socios no solo están ahí por los corazones y las flores, también están ahí para hacernos la mejor versión de nosotros mismos. Las críticas deben aceptarse con entusiasmo y deben utilizarse como una herramienta para mejorar las cosas que deben desarrollarse.

5. Acostúmbrese a sentirse incómodo.
Estar con alguien significa aceptar que tendrás muchas diferencias y, a veces, diferentes puntos de vista sobre las cosas. Pondrá a prueba tu paciencia y te sacará de tu zona de confort. Tienes que acostumbrarte a sentirte incómodo.

La mayoría de los hombres tienden a ocultar sus verdaderos sentimientos a otras personas, especialmente cuando se sienten débiles. Pero la humildad te enseñará que está bien no estar bien, incluso para los hombres. No siempre tienes que parecer duro. También es parte de aprender a confiar y consolarse el uno al otro cuando están en una relación.

6. Sea observador.
Ser consciente de sus propias acciones y también de su pareja puede ayudarlo a comprender sus dos perspectivas una vez que ambos estén en una discusión. De esa manera, puede ver el panorama general que lo ayudaría a resolver cualquier conflicto o desafío que enfrente su relación. Esto también puede ayudarlo a evaluar las cosas o acciones que hace que deben cambiarse.

7. Valora más a tu pareja.
Los desafíos y las pruebas son inevitables, pero al final, aún superas esas cosas y terminas siendo más fuerte que antes. Por eso, es importante estar agradecido con tu pareja por quedarse y luchar por tu relación a pesar de todas las cosas por las que has pasado.

Ser humilde en una relación no sucede de la noche a la mañana. Es una habilidad que debe aprenderse gradualmente. Puede empezar poco a poco, pero es mejor que no intentarlo en absoluto. Todos tenemos nuestro propio ritmo y llegará el momento adecuado en el que podrás aprender por completo a ser humilde. Puede ser difícil hacerlo al principio, pero todos sus esfuerzos valen la pena al final.

Finalmente, recuerde siempre que si quiere recibir la gracia de Dios, debe practicar la humildad, porque “Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes ( 1 Pedro 5: 5). «

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.