Cómo tomar buenas decisiones con pensamiento probabilista

Imagen de Arek Socha en Pixabay

Siempre me interesa aprender a tomar buenas decisiones. Después de todo, optimizar nuestras vidas tiene mucho que ver con la calidad de nuestras decisiones. Cuanto mejores decisiones tomemos, más probabilidades habrá de que alcancemos todo nuestro potencial.

Aprendí sobre este concepto de «hacer apuestas» al ver una entrevista de 2007 con Bill Gates y Steve Jobs. En la entrevista, Gates utilizó repetidamente el término “nuestra apuesta”, “apostamos” y similares para explicar la historia de Microsoft.

Por ejemplo, Bill Gates y Paul Allen iniciaron Microsoft basándose en una apuesta de que la microcomputadora sería enorme. También apostaron a que el software se convertiría en una parte clave de la próxima revolución de las microcomputadoras. Por eso nombraron a su nueva empresa Microsoft.

Si bien pueden usar términos diferentes, he descubierto que muchos líderes tienen una forma de pensar similar. Usan pensamiento probabilístico en lugar de pensamiento determinista. Se dan cuenta de que hay factores fuera de su control.

Aquí hay algunas lecciones sobre la toma de decisiones que aprendí del libro.

1. La calidad de las decisiones es diferente de la calidad de los resultados.

Tendemos a evaluar la calidad de una decisión en función de la calidad de su resultado. Si el resultado es bueno, asumimos que la decisión es buena. Si el resultado es malo, asumimos que la decisión es mala.

Sin embargo, esta forma de pensar es engañosa. ¿Por qué? Porque hay dos factores que influyen en un resultado: la calidad de la decisión y la suerte . Una buena decisión con mala suerte podría darte un mal resultado. Por otro lado, una mala decisión con buena suerte podría darte un buen resultado.

Necesitamos darnos cuenta de que la calidad de las decisiones y la calidad de los resultados son diferentes.

2. Tenga cuidado con el sesgo retrospectivo.

La tendencia a igualar la calidad de las decisiones con la calidad de los resultados se ve agravada por el sesgo retrospectivo. Cuando vemos un mal resultado, se vuelve «obvio» para nosotros que la decisión que lo llevó fue mala. Creemos que nosotros (o ellos) deberíamos haberlo sabido de antemano. Olvidamos que la suerte juega un papel en los resultados.

Tenga cuidado con el sesgo de la retrospectiva. Recuerde siempre que existen factores fuera de nuestro control. No podíamos saber cómo se desarrollarían las cosas de antemano.

3. Las buenas decisiones maximizan su probabilidad de obtener buenos resultados.

Si la calidad del resultado no es igual a la calidad de la decisión, entonces, ¿qué hace una buena decisión? Bueno, una buena decisión es aquella que maximiza sus probabilidades de obtener un buen resultado. Si bien no puede estar seguro , puede aumentar la probabilidad de obtener un buen resultado.

Para tomar una decisión buena, tener en cuenta los diferentes factores que usted puede controlar y tomar la mejor decisión posible en función de ellos.

4. Piense en las posibilidades y luego en las probabilidades de cada una.

Hay dos pasos para tomar una buena decisión. Primero, piense en las posibilidades. Piense en las diferentes acciones que podría realizar. En segundo lugar, piense en las probabilidades. Piense en la probabilidad de que cada acción conduzca a un resultado exitoso. Más específicamente, piense en el valor esperado de cada alternativa. La acción con el valor esperado más alto es la que debe realizar.

5. Piense a largo plazo.

Incluso con buenas decisiones, es posible que obtenga malos resultados a corto plazo. Sin embargo, a largo plazo, es muy probable que obtenga los resultados que desea. Así que no se desanime por los malos resultados. Siga tomando buenas decisiones a largo plazo.