Saltar al contenido

La Última Cena ¿es una Fiesta o un Funeral?

¿Fiesta o funeral? Esa es una pregunta importante al acercarnos a la Mesa del Señor. ¿Qué estamos aquí para hacer? ¿Estamos regocijados o estamos de luto? ¿Es este un banquete festivo al que hemos venido, o es un servicio fúnebre?

Usted puede entender por qué muchos han llegado a la conclusión de que estamos llegando a un funeral en la Cena (o un «memorial» en otras palabras). Por un lado, fue instituido momentos antes de la traición y el arresto de Cristo y su posterior juicio y ejecución. Jesús mismo dice que los elementos del pan y el vino son señales de su muerte espantosa y sustitutiva por los pecadores.

Además, Pablo dice en 1 Corintios 11:26 : “Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que Él venga”. El Apóstol es muy claro y no hay vuelta atrás: cuando participamos de la Cena del Señor, el tema de la muerte de Cristo es central.

Aun así, cuando nos acercamos a la Cena del Señor debemos hacerlo con una actitud marcada principalmente por el gozo, y no por la tristeza. Venimos cantando y regocijándonos, no lamentándonos ni llorando. Sin embargo, ¿cómo puede ser esto si el pensamiento de la muerte impregna los fundamentos mismos del sacramento?

La respuesta está en el evangelio. El evangelio cambia nuestro pensamiento sobre la muerte en todos los sentidos, especialmente en dos formas cuando se considera la Cena del Señor.

Celebramos la muerte de nuestro pecado en la Cena del Señor.

Primero, cuando pensamos en la crucifixión de Cristo, es bueno y correcto que lamentemos nuestros pecados que causaron su dolor y muerte. Como dice el himno Cuán profundo es el amor del Padre por nosotros : “Fue mi pecado lo que lo retuvo allí hasta que se cumplió”. Pero si simplemente nos detuviéramos allí, en el dolor por nuestros pecados, entonces le hemos hecho un flaco favor a la muerte de Cristo; porque en su muerte murió nuestro pecado, ¡y esta es la mejor noticia de todas! ¡Esta es una noticia que vale la pena festejar y celebrar!

Pablo dice en Gálatas,

He sido crucificado con Cristo. Ya no soy yo quien vive, sino Cristo quien vive en mí”. ( Gálatas 2:20 )

Y más adelante declara,

Pero lejos esté de mí gloriarme sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.” ( Gálatas 6:14 )

Pablo también se deleita en este hecho en Romanos 6:2-3 :

¿Cómo podemos nosotros que morimos al pecado vivir todavía en él? ¿No sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?

Así como Pablo se regocija en esta gloriosa verdad, nosotros también deberíamos hacerlo. Esto es lo que significa “proclamar la muerte del Señor hasta que venga” en la Cena: proclamamos el hecho de que la muerte y el pecado murieron en la muerte de Cristo. ¡Qué proclamación! ¡Que alegria!

También celebramos nuestro nuevo nacimiento por el Espíritu vivificante.

En segundo lugar, el evangelio nos dice que la muerte de Cristo no es el final de la historia. De hecho, si lo fuera, esa muerte no sería una buena noticia en absoluto. En cambio, el evangelio es la buena noticia de la muerte y resurrección de Jesucristo. Pablo continúa diciendo en Romanos 6:4 ,

Por el bautismo fuimos, pues, sepultados con él para muerte, a fin de que, como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Debido a que Cristo murió, nuestra naturaleza pecaminosa ha sido puesta a muerte. Debido a que Cristo resucitó, también vivimos en nuestra naturaleza espiritual por el poder del Espíritu Santo que da vida.

¿Ves cómo sería una perversión del evangelio considerar solo la muerte de Cristo en la Cena del Señor? Si hiciéramos eso, en el mejor de los casos estaríamos dejando fuera la mitad de la historia del evangelio. Es absolutamente asombroso que venimos a lo que parece ser, por una buena razón, un funeral o un servicio conmemorativo y, sin embargo, aún así celebramos y celebramos con alegría.

Pablo destaca este punto de manera brillante en 1 Corintios 5:7-8 , donde argumenta que es el mismo hecho de que Cristo fue muerto lo que debería hacer que guardemos la fiesta; en otras palabras, ¡regocijarnos!

“Porque Cristo, nuestro cordero pascual, ha sido sacrificado. ¡Celebremos, pues, la fiesta! ( 1 Corintios 5:7b-8a )

La única forma en que esto tiene sentido es dentro del alcance de toda la historia del evangelio. El sacrificio de Cristo no lo es todo, también está su resurrección. Por eso, a lo largo de la historia de la iglesia, muchas congregaciones han recitado “el misterio de la fe” en la Cena del Señor: “¡Cristo ha muerto, Cristo ha resucitado, Cristo vendrá de nuevo!”.

Esta esperanzadora expectativa es nuestra cuando nos acercamos a la mesa. ¡Qué gozo debería llenar nuestro corazón al recordar que nuestro pecado murió con nuestro Salvador para que podamos vivir con él—y festejar con él!—eternamente.