Saltar al contenido

Qué hacer cuando la vida se pone difícil

    Imagen de WOKANDAPIX en Pixabay

    La vida puede ser un viaje difícil. El mundo tiene una inclinación por lanzar curvas inesperadas. Cosas como problemas repentinos con el auto, enfermedades en la familia o problemas en el trabajo son difíciles de manejar cuando ya te está yendo bien. Cuando ya estás luchando, estas dificultades sorpresivas pueden crear situaciones que parecen casi imposibles de manejar.

    Por suerte, no estás solo. Si bien el viaje de todos por la vida es diferente, absolutamente todas las personas en el planeta pasarán por una mala racha de vez en cuando. Estos son algunos de los mejores consejos que dan las personas exitosas para superar estos tiempos difíciles sin tirarse de los pelos.

    1. Acepta lo inevitable. Cambia lo cambiable.

    La actitud es importante. La forma en que piensas y sientes acerca de un problema puede tener un impacto enorme en la forma en que lo enfrentas. Es increíblemente común que las personas se obsesionen con problemas que simplemente no pueden solucionar, lo que permite que el problema arroje una sombra negativa masiva sobre su vida diaria. ¡No hagas esto! Algunas cosas son realmente inmutables. Trate de pensar en estas cosas como obstáculos pasivos que debe superar. Está bien quejarse de ellos de vez en cuando, pero asegúrate de que tu objetivo sea escalar la montaña, no quejarte.

    Una de las mejores cosas que puedes hacer cuando te enfrentas a una situación imposible es analizarla y descubrir qué partes puedes cambiar. Los desafíos de la vida tienden a ser complejos y, por lo general, tienen múltiples componentes con los que puede interactuar. Incluso si no puede cambiar el núcleo de un problema, a menudo puede tomar medidas para hacer que las otras partes sean más manejables. Por ejemplo, no hay mucho que pueda hacer para que a un ser querido le diagnostiquen una enfermedad terminal. Sin embargo, puede pasar tiempo con ellos, asegurarse de que estén cómodos y asegurarse de que se establezcan los arreglos apropiados para el final de la vida antes de que sea demasiado tarde. El núcleo del problema sigue ahí. Todavía es importante tomar medidas para aumentar su capacidad para hacer frente a la situación.

    La otra cara de esto es que muchas personas tienden a darse por vencidas con problemas pequeños y medianos demasiado rápido. Hay muchas cosas en la vida que están bajo tu control. Muchos de estos son difíciles de cambiar y requieren un esfuerzo prolongado durante meses o años. Otros solo requieren algunas interacciones cortas y difíciles. No pospongas esto. Si hay algo que te molesta, asegúrate de hacer todo lo posible para solucionarlo. Esto podría significar comenzar un largo viaje de superación personal, finalmente hacer una llamada telefónica difícil que ha estado postergando o simplemente hacer un montón de tareas desagradables en la casa. Muerde la bala y comienza tan pronto como puedas. Incluso si no parece gran cosa, reducir los pequeños factores estresantes puede tener un impacto profundo en su calidad de vida en general.

    2. No luches solo o sola

    Cuando las cosas se pongan difíciles, no tengas miedo de acercarte. Hablar con un amigo sobre su situación puede tener un efecto profundamente positivo en la forma en que piensa acerca de su problema y le brinda información sobre lo que podría hacer para solucionar las cosas, y esto es sin que su amigo haga nada más que ser un buen oyente. Sus amigos a menudo pueden ofrecer recomendaciones de su experiencia en situaciones similares y ofrecer una valiosa ayuda voluntaria para que no tenga que salir adelante por sus propios medios. No debe esperar que ellos resuelvan sus problemas por usted. A veces, sin embargo, su problema resultará ser algo que pueden solucionar casi sin esfuerzo. Cuando sufres solo, pierdes la oportunidad de aprovechar esto.

    Leer:  12 formas simples para ser feliz

    Algunos temas son difíciles de compartir con amigos. Otras veces, estás atrapado en una rutina a largo plazo. Otros problemas son simplemente difíciles. Si siente que no está en un buen lugar mentalmente, comuníquese con un profesional de salud mental lo antes posible. Los consejeros, terapeutas y psiquiatras no lo juzgarán a usted ni a sus problemas. En cambio, intentarán ofrecer toda la ayuda que puedan y brindarle un espacio seguro que puede usar para descubrir cómo puede abordar los problemas de la vida. En estos días, la terapia asequible es accesible y fácil de encontrar. No espere hasta que haya caído en una profunda rutina para buscar un profesional. En su lugar, trate de hablar con uno tan pronto como pueda para mantener su viaje lo más feliz y saludable posible.

    3. Recuerda la importancia del autocuidado

    Cuanto más dura es la vida, más fácil es olvidarse de las actividades de cuidado personal. Trate de no hacer esto. En su lugar, trate de hacer lo contrario. Las tareas más difíciles y los días estresantes requerirán que estés en tu mejor momento, lo que significa que debes esforzarte aún más para cuidarte a ti mismo. 

    Primero, prioriza lo básico. Trate de asegurarse de dormir lo suficiente. Establezca una hora estricta para acostarse, practique una buena higiene del sueño y no permita que sus amigos y el trabajo lo engañen para que se quede despierto hasta tarde cuando no quiera. 

    Comer bien. Asegúrate de seguir una dieta saludable. Dedicar tiempo a la preparación de comidas puede parecer imposible en su situación actual, pero apreciará sus comidas fáciles más adelante cuando sea hora de comer. También te dará un descanso forzado de las otras actividades que te estresan. Incluso si la preparación de comidas no es lo tuyo, asegúrate de tomarte el tiempo y el esfuerzo para comer alimentos saludables en cantidades adecuadas en los intervalos correctos. Saltarse el almuerzo casi nunca ayudará a reducir su nivel de estrés.

    Asegúrese de hacer ejercicio. Es difícil encontrar tiempo para hacer ejercicio durante un período de vida difícil, pero es algo que debe priorizar. No te limites a descartar por completo el ejercicio porque estás demasiado estresado o no tienes suficiente tiempo para ir al gimnasio. Puede hacer varias caminatas alrededor de su trabajo o en casa entre otras actividades que está haciendo o incluso salir a correr, hacer yoga y hacer otro tipo de ejercicio que le guste. El ejercicio le ayudará a aumentar sus niveles de energía y le permitirá mantener una actitud más positiva durante el resto del día. También proporcionará un descanso forzado. Muchas de las personas más exitosas del planeta confían en su trote o caminata diaria. A menudo es la fuente de sus mejores ideas, ya que les brinda una oportunidad increíble para abordar sus problemas desde una perspectiva diferente. 

    Cuida tu entorno. Si está estresado, es fácil retrasarse en mantener su casa limpia o dejar que su lugar de trabajo se desordene. Esto puede tener un efecto bastante grande en tu perspectiva mental. Si puede, intente encontrar tiempo para crear un entorno en el que disfrute pasar el tiempo. Puede que no parezca un gran uso de su tiempo de inmediato, pero será mucho más feliz cuando trabaje y se relaje en el futuro. 

    Leer:  Qué hacer cuando se está desmotivado: 3 buenos consejos

    Ninguna de estas cosas son actividades de una sola vez. Todos estos viajes de autocuidado son solo eso: viajes. Cuando la vida te presente una curva inesperada, no empieces a correr hacia atrás por estos otros caminos. Incluso si cree que no puede progresar en términos de su dieta, ejercicio, horario de sueño o entorno, haga todo lo posible para al menos quedarse donde está. Esto tendrá un profundo impacto en darle la estabilidad que necesita para abordar sus otros problemas.

    4. Tómate tiempo para ti

    Eres valioso. Cuando estás trabajando en una mala racha, es fácil perder de vista esta idea. Es incluso más fácil olvidarse de tomar las medidas adecuadas y no tratarse bien. ¡Intenta no hacer esto! Cuanto más dura es la vida, más importante es tomarse un poco de tiempo libre y hacer las cosas que disfruta.

    No importa cuán difíciles parezcan tus problemas, haz espacio para que te diviertas. Esto podría significar hacer una caminata, tener un día de spa, pasar tiempo con amigos o ver una película. Si no puede encontrar tiempo para estas actividades, intente encontrar formas de darse un gusto dentro de los límites de su apretada agenda. Esto podría significar pedir una buena comida, pedir que le envíen algo que le gusta a su casa o mejorar su entorno. Vales un poco de tiempo, dinero y esfuerzo. Estas actividades no solo te ayudarán a sentirte mejor, sino que también te darán un espacio para tus problemas y brindarán un descanso valioso para tu cerebro.

    Nunca debes permitirte sentirte culpable por tomarte un descanso breve y apropiado para cuidarte a ti mismo. Dicho esto, ten en cuenta tu objetivo aquí: quieres afilar la sierra, por así decirlo, no huir de tus problemas. Algunas personas se pasan de la raya y se toman demasiado tiempo libre, lo que permite que sus problemas se vuelvan más aterradores mientras están fuera. Usar su fin de semana como tiempo personal en lugar de ir a la oficina es probablemente una buena idea. Tomarse una semana libre del trabajo cuando se acerca la fecha límite de un proyecto importante probablemente no lo sea.

    5. Trata de dar lo mejor de ti

    Muchas veces, nuestros mayores problemas se pueden resolver con una ráfaga de esfuerzo concentrado. Esto puede ser difícil por muchas razones: nuestros problemas pueden ser abstractos, lo que significa que no veremos ningún progreso. El trabajo real involucrado es a menudo tedioso, difícil o ambos. Tampoco estamos acostumbrados a dar el 100% todos los días, lo que hace que el cambio a alta velocidad sea un proceso difícil y desconocido.

    No dejes que estas barreras te disuadan. En su lugar, trata de dar lo mejor de ti todos los días y progresa tanto como puedas hacia tus objetivos. Incluso si no ve resultados, concéntrese en hacer lo mejor posible. Comenzarás a desarrollar hábitos positivos, lo que hará que sea más fácil continuar. Mientras no te rindas, seguirás progresando positivamente y finalmente llegarás a tu punto final ideal.

    Recuerda: es una maratón, no una carrera de velocidad. Incluso si no puede dar el 100% en un día determinado, preséntese e intente hacer algo. Como dice el refrán, un viaje de mil millas comienza con un solo paso. No importa lo mal que te sientas, intenta al menos ponerte los zapatos y salir al camino. A partir de ahí, será mucho más fácil dar unos pasos y acercarte un poco más a tu destino. Es posible que no pueda verlo, pero realmente ayudará cuando se trata del viaje en general.

    Leer:  Cómo ayudar a tu novia cuando está estresada

    6. Compara cuidadosamente

    Las redes sociales modernas hacen que sentirse pequeño sea casi trivial. Todo lo que necesita hacer es abrir su sitio web o aplicación favorita para recibir imágenes de las personas más bellas y exitosas del mundo.

    Trate de evitar comparar sus situaciones con las que ve en Internet. Las fotos, las publicaciones y las historias tienen que sobrevivir en un entorno increíblemente competitivo para aparecer en tu feed. Esto significa que solo verás las caras más bonitas, las mejores casas y las personas más talentosas de literalmente millones de presentaciones. Si te comparas con los mejores en una categoría determinada, casi siempre te quedarás corto, incluso si eres increíblemente talentoso y exitoso. 

    Trate de no compararse con sus amigos y familiares tampoco. El viaje de todos por la vida es diferente. Algunas personas son bendecidas con oportunidades increíbles e injustas. Otros no lo son. Esto significa que no debes sentirte mal porque un amigo tiene más éxito que tú. También significa que no debe tratar de basar su autoestima en cuánto mejor lo está haciendo que otras personas. 

    Sin embargo, puedes aprender mucho de las personas exitosas. Esto significa que la comparación ocasional y consciente de cosas específicas puede ser increíblemente valiosa. Si está en ventas, por ejemplo, no se obsesione con la diferencia entre sus ventas mensuales y la persona con más ventas en el departamento. Piense en comparar la forma en que ambos abordan una venta y ver qué hacen de manera diferente. Otras personas luchan con el mismo tipo de obstáculos y desafíos que tú. Tomarse el tiempo para analizar su enfoque y ver cómo superan estos desafíos y obstáculos puede brindarle nuevas herramientas y técnicas que puede usar para hacer su propia vida más fácil.

    Conclusión

    El viaje de todos por la vida es diferente. Sin embargo, una cosa que todos tenemos en común es que todos nuestros viajes se vuelven difíciles en algún momento. Cuando esto suceda, las cosas serán difíciles. Por lo general, no hay una solución milagrosa. Le pasa a todo el mundo. Sin embargo, puede tomar algunas medidas para hacer las cosas un poco más fáciles para usted y maximizar su capacidad para resolver sus problemas. Arregla lo que puedas arreglar, acepta lo que no puedas y colócate en una posición en la que puedas aceptar la ayuda de los demás. Busque una terapia asequible, tómese un tiempo para las actividades de cuidado personal y manténgase al tanto de sus necesidades básicas. Trabaja tanto como puedas para avanzar y superar los obstáculos actuales. Por último, asegúrese de que

    La utilización de estas técnicas e ideas no resolverá sus problemas por arte de magia. Todavía tomará mucho tiempo, energía y esfuerzo para superar su mala racha. Es posible que no vea los resultados de inmediato. Sin embargo, con el tiempo, comenzará a salir de su depresión y progresará para enfrentar sus desafíos personales. Estas técnicas harán que el viaje sea un poco más rápido y placentero, colocándolo nuevamente en el camino que desea seguir.